Entrevista con Germán Adolfo Bielefeldt

Archivado en (Miscellanea Ajedrez) por PHILOCHESS el 28-12-2018


Por Robert M. Cuadros

Cuando Robert Fischer y Viktor Korchnoi afirmaban que el ajedrez era la vida misma, no creo que estuviesen pensando en que el ajedrez debiera ocupar exclusivamente cada momento de la propia existencia, no obstante que ambos personajes dedicaron una gran cantidad de tiempo y recursos para alcanzar las más altas cumbres en el arte de las sesenta y cuatro casillas. Deduzco, más bien, que quisieron decir que en el ajedrez pueden reunirse todos los componentes de una vida completa. Sobre este interesante asunto ha escrito Garry Kasparov en su obra “Cómo la Vida Imita al Ajedrez”.

Admito que algunas veces no he sido capaz de organizarme bien para lograr un equilibrio saludable entre mis ocupaciones -incluido el ajedrez-, por lo que admiro a aquellas personas que pueden hacerlo siempre. Es el caso de Germán Adolfo Bielefeldt, notable exponente de la cultura y el deporte en Chile, a quien entrevisté para conocer detalles adicionales de su cotidiana labor.

Bienvenido a Mundo Ajedrez, Germán. Comencemos con tu nombre completo, fecha y lugar de nacimiento.

Germán Adolfo Bielefeldt Van Oosterwijk. Nací el 28 de septiembre de 1963 en Osorno, Chile.

¿Qué títulos profesionales posees?

Tengo títulos de Cientista Político y de Magister en Gestión Pública con mención en Desarrollo Local y Regional.

¿Cuáles son tus actividades actuales?

Trabajo hace 28 años en el Servicio de Salud Osorno, como jefe de Auditoría y Control Interno. También desempeño el cargo de Consejero Nacional en temas de Control del Ministerio de Salud. En cuanto a lo deportivo, pertenezco al Club de Ajedrez de Osorno y también soy aficionado al Runner (carreras de fondo). Por otro lado, escribo de manera independiente.

¿Qué hay sobre tu familia?

Soy casado y tengo un hijo de 15 años, con quien comparto mi pasión por el deporte.

¿Cómo te describirías, como profesional y como persona?

Como persona soy siempre honesto y transparente. En lo profesional me precio de ser muy trabajador y exitoso.

¿Tienes alguna anécdota que te gustaría compartir?

He compartido varias anécdotas en mi Libro “Las Historias de Chessman – Pasión y Vida de un Ajedrecista Chileno”. Una de ellas cuenta cómo en el año 1975 descubrí el ajedrez, gracias a mi hermana Cristina, quien compró un juego de ajedrez en la juguetería. Al colocar el tablero y las piezas nos dimos cuenta de que faltaba una pieza negra, así que decidimos devolver el juego. Ya en la juguetería el vendedor dijo que no tenían otro igual para hacer el cambio. Entonces decidí traer uno de esos juegos tales como “Detengamos al Ladrón”. También narro mi llegada al Club de Ajedrez de Osorno, en el verano de 1976, junto a mi amigo John Müller, el cual estaba ubicado en el sótano del museo de Osorno. Algunos meses después, mi amigo y yo empatamos el segundo lugar en nuestro primer torneo infantil, lo que nos valió una foto en el diario y el aplauso de toda la Escuela Nº 1 (actual Efraín Campana) en donde éramos compañeros de curso.

¿Qué palabras te caracterizan?

Levántate y sigue adelante.

¿Cuándo y cómo aprendiste a jugar al ajedrez?

Precisamente en 1975, a los 11 años, por medio de un tío que heredó el gusto por el ajedrez que tenía mi abuelo, quien era un jugador aficionado nacido en Holanda y al cual no tuve el privilegio de conocer porque falleció en 1952. Mi tío se fue de este mundo en 2008.

¿Cómo surgió tu gusto por la lectura?

Por medio de otro tío, quien tenía una librería y siempre me regalaba libros en los días de navidad y en mi cumpleaños. Mi madre era una gran lectora por lo que la casa familiar contaba con cientos de libros.

¿Cuántas y cuáles han sido las obras que has publicado?

Llevo escritos ocho libros de los cuales cinco han sido editados: Las Historias de Chessman (2003); Las novelas Jaque a la Razón (2005), Deuda Saldada (2008) y Secreto Mortal (2013); y la Historia del Hospital de Osorno (2013). Permanecen sin editar tres obras: Ajedrez Magistral (1984), Cronología de un Título (1989) y Apuntes de un Maestro de Club (2014).

¿Cuán intenso ha sido tu viaje ajedrecístico? ¿Cuándo fue la última vez que jugaste un torneo?

Luego de aquel torneo infantil de 1976, he participado en 374 eventos de ajedrez de los cuales en 92 ocasiones resulté vencedor. Mi nivel ya no es el de antes pues dedico mucho tiempo al deporte del Runner. Sigo estudiando ajedrez, pero solo por un tema de amor al juego. Ya no me interesa la alta competencia, aunque cada vez que puedo entrar a un torneo lo hago. Mi último torneo importante fue hace tres meses, las semifinales del campeonato superior chileno, en donde gané la categoría para mayores de 50 años.

He disputado más de 1800 partidas de torneo y compuesto unos 20 problemas (varios publicados en revistas y sitios web). Tuve una columna en el diario local y he publicado artículos en al menos cuatro sitios web de Chile y España. Hice programas en radio y televisión y también he dado clases en universidades e instituciones de menores.

Se puede decir que en el ajedrez las he hecho todas. He recorrido casi todo mi largo país y algunos países de América persiguiendo los escaques y los trebejos.

¿Cómo es tu vida al lado de tu esposa y tu hijo?

Muy tranquila, bastante normal. Mi esposa es empresaria. Además, suelo acompañar a mi hijo a ver carreras de autos, partidos de fútbol y cuando juega basquetbol por el equipo de la ciudad, el Osorno Basquetbol.

¿Estás empeñado en algún proyecto?

Actualmente no. Mí único proyecto es pagar las deudas de largo plazo y llegar bien a la jubilación laboral de los 65 años, para disfrutar mucho más las cosas que me gustan.

¿Cuáles son las metas y objetivos que deseas alcanzar dentro de los próximos cinco años?

Consolidarme como un especialista en carreras de fondo, en el rango mayores de 60 años. Correr una maratón completa y culminar mi carrera ajedrecística jugando el Campeonato Mundial Senior. También me gustaría llegar a los cien torneos de ajedrez ganados -me faltan ocho-, aunque cada vez es más difícil ya que mi nivel de juego va a la baja. Mi ELO FIDE en la actualidad es de 1948 y mi ELO nacional FENACH es un modesto 1868, considerando que alguna vez tuve casi 2200.

Si lo miramos fríamente, a nivel nacional ya no soy nadie en el ajedrez, no obstante que aún logro inspirar respeto, en especial hacia la gente de mi generación, para quienes el ajedrez era distinto, había caballerosidad, valores deportivos. Hoy eso se perdió, te quieren ganar con malas artes y el mismo reglamento permite eso: Tolerancia cero, la regla del celular, las jugadas ilegales, etc. Creo que el ajedrez debe ganarse por quien juega mejor y no por esos accidentes ajenos al juego. Se que soy un idealista, pero así me enseñaron el ajedrez y así lo he enseñado a todos mis viejos alumnos, hoy hombres profesionales y buenos jugadores de ajedrez en medio de una masa aficionada. Yo formé buenas personas más que maestros de ajedrez.

¿Cómo ha evolucionado la práctica del ajedrez en Chile desde la década de 1990, cómo la evalúas actualmente y cuáles expectativas tienes en cuanto al desarrollo de este deporte hacia los próximos cinco a diez años?

En Chile hubo un cambio de federación, lo que benefició a nuestro ajedrez, haciéndolo más digno. No obstante, pienso que pasamos por un estancamiento ya que se hacen muy pocos torneos para jugadores con ELO superior a 2200 y así el nivel no progresa.

¿Sobre qué otros temas desearías escribir?

Por el momento estoy en un vacío de ideas, no tengo ningún plan en mente. Por el contrario, he vuelto a sentir entusiasmo por estudiar a los clásicos del ajedrez, pero con un enfoque moderno. Incluso he vuelto a comprar libros de ajedrez, todos actualizados.

¿Piensas que el estudio y la práctica del ajedrez han moldeado tu personalidad, o consideras que tu estilo ajedrecístico ha cobrado una forma definida gracias a tus otras actividades?

Con los años mi estilo se ha vuelto aguerrido y ataco cuando la ocasión lo amerita. Todavía tengo miedo a perder, por lo que a veces no arriesgo lo suficiente. Ocurre que ya no me juego la vida en cada partida pues ya no necesito ser un triunfador en ajedrez para obtener otros logros. Ya lo hice y eso siempre se lo agradeceré a nuestro noble juego.

Sé que eres un seguidor de algunas bandas de rock pesado ¿Cómo concilias esta preferencia musical con la imagen que habitualmente se tiene sobre los jugadores de ajedrez?

Escucho rock sinfónico, soy fanático del grupo Yes -tengo unos cincuenta discos de ellos-, pero mis oídos entienden igualmente la dulzura y la magia de la música Metal de Iron Maiden, banda de la que tengo todos sus discos, unos treinta aproximadamente. He leído que las personas que escuchan Metal son más inteligentes que la gente que gusta del Reggaetón. No sé cuán cierto sea, pero detesto este tipo de música desechable.

¿Tienes otros gustos musicales?

Por ejemplo, el New Age, el Pop, el Hard Rock y el Pop Rock en Castellano; bandas como Soda Stereo, Jeff Lynne’s ELO, Marillion, Madonna, Deep Purple, Led Zeppelin, Genesis y muchos otros. Soy un melómano.

Muchas gracias, Germán. Ha sido un enorme placer entrevistarte y saber más de tu trayectoria profesional, deportiva, literaria y tus reflexiones sobre lo que te ha tocado vivir.

Te agradezco por este espacio y aprovecho la ocasión para enviar un gran saludo a todos los seguidores de Mundo Ajedrez, un sitio diferente para el ajedrez y la vida.

Enlaces

Perfil FIDE Germán Adolfo Bielefeldt
Perfil FENACH Germán Adolfo Bielefeldt

Robert M. Cuadros
Diciembre de 2018





¿Te ha gustado la entrevista? Recibe más entrevistas y reportes en tu E-mail. Sólo haz click en el botón de abajo y llena la ficha con tus datos.

Comentarios:

10 Comentarios en “Entrevista con Germán Adolfo Bielefeldt”

Escribe un comentario