El Auge de la Cooperación entre Seres Humanos y Computadoras

Archivado en (Miscellanea Ajedrez, Videos Ajedrez) por PHILOCHESS el 25-12-2015


Por Robert M. Cuadros

En mayo de 1997 una supercomputadora de IBM, conocida como Deep Blue, venció al entonces campeón mundial Garry Kasparov quien alguna vez había presumido de que jamás perdería contra una máquina. Kasparov y otros grandes maestros culparon de la derrota a una simple jugada en la segunda partida de aquél encuentro. El campeón mundial pensaba que tal jugada era demasiado sofisticada para una computadora, sugiriendo que habría habido algún tipo de intervención humana durante el desarrollo de la partida.

Años después del match contra Deep Blue, Garry Kasparov y Vladimir Kramnik -su sucesor en el título mundial- se enfrentaron a versiones mejoradas del sucesor de Deep Blue: Fritz. Los resultados no fueron muy reconfortantes (Kasparov vs X3D Fritz, 2003, empate a 2; Kramnik vs Deep Fritz, 2002, empate a 4; Kramnik vs Deep Fritz, 2006, derrota de Kramnik por 4 a 2). Sin embargo la relación entre los ajedrecistas y las computadoras ha venido siendo más cooperativa que antagónica. Los grandes maestros en la actualidad utilizan intensamente las computadoras en la preparación de sus estrategias de juego.

Hombre y máquina, cooperando juntos

El innovador y creativo analista de datos Shyam Sankar nos explica por qué la resolución de grandes problemas (como atrapar terroristas, identificar tendencias o descubrir las jugadas precisas en una partida de ajedrez) no es una cuestión de encontrar el algoritmo correcto, sino, más bien, la relación simbiótica correcta entre la computación de las máquinas y la creatividad humana.

El Auge de la Cooperación entre Seres Humanos y Computadoras © TED.com

Visita la website de Shyam Sankar

Robert M. Cuadros
Diciembre de 2015





¿Te ha gustado esta charla? Recibe más charlas motivadoras en tu E-mail. Sólo haz click en el botón de abajo y llena la ficha con tus datos.

Comentarios:

2 Comentarios en “El Auge de la Cooperación entre Seres Humanos y Computadoras”

Escribe un comentario